lunes octubre 25 2021 - día 298
publicidad
Un retorno cuidadoso
Enrique Gutiérrez
12/10/2021 10:04pm
#Columnas de opinión#Opinión y Política

 Pulsando la noticia

Es inevitable y además necesario el retorno a clases presenciales generalizadas en todos los niveles, a pesar de la presencia del COVID-19.

Ya los estudiosos del tema podrán decirnos con base en estudios científicos bien hechos cuáles han sido las consecuencias de la ausencia de los estudiantes de las aulas por todo este tiempo de pandemia.

Pero todos los actores involucrados deben detenerse en este momento para darse cuenta que no se puede retornar a clases como si nada hubiera pasado. Hay cosas buenas y malas que todos debemos tener presentes.

1.- Lo del llamado “Semáforo Epidemiológico” no es más que una farsa manejada bajo diversos criterios, donde no es el sanitario necesariamente el principal.

2.- Desde que inició la pandemia en Sinaloa se contabilizan 72 mil 442 personas contagiadas, pero es evidente que hay un subregistro muy importante. Son 123 casos diarios.

3.- Las estadísticas oficiales que se llevan sobre las muertes consecuencia del Covid 19 en Sinaloa establecen que se tienen 8 mil 596, pero aquí también hay evidencias de que son muchas las que no se han contabilizado como tal pese a serlo.

4.- Sinaloa tiene un índice de mortalidad por el orden del 15 porciento, muy por encima de la media nacional en ese parámetro.

5.- El compromiso del gobierno federal en el sentido de que la atención para todos los enfermos de COVID estaba asegurada y sería gratuita no ha sido más que una mentira. La enfermedad cuesta, y cuesta mucho. La situación económica de muchos pacientes ha sido factor de vida o muerte.

6.- Hay serias deficiencias en cuanto al suministro de insumos para limpieza y desinfección de planteles escolares. Incluso mucho de estos no tienen ni servicio de suministro de agua potable.

7.- Afortunadamente se ha tenido un exitoso programa de vacunación para maestros y jóvenes que mucho ayuda en el retorno a clases presenciales, pero muchos estudiantes aún no entran a los segmentos protegidos.

Sí, se debe regresar a clases presenciales, con todos los cuidados, porque ello implica no solo la actividad propia dentro de la institución educativa, sino un aumento generalizado en la movilidad, por ejemplo, en el transporte público.

No se puede regresar como si nada hubiera pasado. Han pasado muchas cosas, y muchas de ellas muy graves. 

menu