lunes octubre 25 2021 - día 298
publicidad
Como la ‘Roqueseñal’
Enrique Gutiérrez
13/10/2021 9:28pm
#Columnas de opinión#Opinión y Política

Pulsando la noticia

Este martes se hizo viral a través de las redes sociales y además recibió amplia difusión en los medios convencionales, un video en que las protagonistas fueron dos diputadas de Morena y una mujer con un hijo enfermo de cáncer, que se les hinca enfrente pidiéndoles su respaldo para que se apoye con recursos en el próximo presupuesto para tratamientos a niños que padecen esa enfermedad.

Las legisladoras ignoraron la petición de la madre, a quien dejaron postrada y con la palabra en la boca.

Una de las protagonistas fue la diputada sinaloense Merary Villegas, quien en ese momento fue más mesurada, mientras compañera reaccionó y acusó que se trataba de un teatro para dañar su imagen, lo que ambas reafirmaron al día siguiente acompañadas del vicecoordinador de la fracción Leonel Godoy.

¿Qué tanto hubieran perdido las diputadas morenistas si le conceden unos minutos a esa humilde mujer, para escucharla, darle una explicación o mostrarse solidarias con su desespero?

En realidad, por su actitud las diputadas pudieran ser de cualquier partido. La soberbia y la insensibilidad de los políticos no son patente exclusiva de una ideología o color de partido en particular. Sobran los bochornosos ejemplos, como la famosa fotografía de la “roqueseñal” priista cuando Roque Villanueva encabeza a los legisladores de ese partido tras aprobar el incremento al IVA en 1995.

El asunto es que estos que ahora son mayoría dijeron que serían diferentes, que tenían empatía con los reclamos de los mexicanos más necesitados. Pero no es cierto. Mienten y prefieren evadir lo toral del asunto de la falta de medicamentos para enfermos de cáncer, y prefieren repartir culpas en vez de asumir una postura seria sobre el tema, que eso es precisamente lo importante.

Son tan iguales o peores que los que estaban antes, que igual que aquellos no responden a concepciones propias de la realidad que observan, sino que esperan sumisos y desvergonzadamente la directriz que les dicten en aras de mantenerse en las vías de los privilegios y la esperanzas de seguir escalando posiciones de representación popular o gobierno, porque eso es al final de cuentas lo que más les importa, igual que los cínicos y depredadores que los antecedieron. 

menu